Artículos > Noticias | Recomendaciones | Consejos | Agenda

< Regresar

Historia de la empresa familiar es el legado para las generaciones futuras

Boris Matijas, Archipíelago

Historia de la empresa familiar es el legado para las generaciones futuras

El proceso de recopilación de la historia de la empresa familiar facilita a todos los miembros de la familia empresaria recordar su historia común,  recordar de dónde vienen y así, transmitir el legado a las siguientes generaciones.


Todos somos conscientes del enorme poder motivador que posee la historia.  Quizá el ejemplo más ilustrativo son los equipos deportivos profesionales cuyos entrenadores antes de los partidos importantes a menudo recurren a contar y transmitir las grandes historias sobre los hombres valientes que lucharon “contra el viento y marea” y lograron victorias épicas.


Una empresa familiar no tiene que recurrir a los libros de historia para motivar sus miembros y las generaciones futuras.

Basta con recordar su propia historia. 


Cada familia tiene su propia narrativa, que a través de la cultura y los valores,  conduce el comportamiento de todos los miembros familiares. A través de las historias y anécdotas que se transmiten de generación a generación, este poderoso conjunto de narraciones vive muy presente en el subconsciente colectivo.


Elaborar un libro biográfico sobre la vida de la empresa familiar, es un proceso que implica la reflexión interna de cada uno de los miembros de la familia sobre la visión o la perspectiva del proyecto empresarial, iniciado por la generación fundadora. Su principal intención es estimular la asociación positiva de cada miembro con el conjunto, a través de los elementos comunes que unen a la familia. Estos elementos están impresos en el código genético de cada individuo. Son los valores de la familia, que se transmiten a través de la historia de la familia empresaria.


Cada familia empresaria es una compleja estructura arquitectónica, compuesta de tres círculos (Empresa, Familia, Propiedad) que se sostiene sobre la base de la misión y la visión de la familia fundadora y el material que mantiene unida la estructura son la cultura y los valores. De allí podemos entender el papel del fundador de la empresa familiar como un arquitecto visionario que construye imprimiendo el sentido de pertenencia e identidad a los miembros de la familia empresaria. 


“Incluso un ladrillo quiere ser algo. La idea y el arquitecto hacen la diferencia”, decía Luis Kahn, el célebre arquitecto. En una empresa familiar cada miembro es un ladrillo que quiere ser algo, que quiere aportar algo propio a la fortaleza de la estructura. Y si solamente faltase uno ladrillo, el tiempo y la intemperie se harán cargo de derrumbar la estructura por muy grande que fuera.


Dirigir un proceso orientado a sacar de todos los miembros de la familia empresaria, los mejores recuerdos del pasado e historia común, ofrece una excelente oportunidad de mantener una visión estimulante sobre la empresa familiar y reforzar el compromiso de la familia con el proyecto empresarial. Es un formato que esconde un enorme potencial para transformar los valores fundadores en un modo de vida para las generaciones posteriores.


El compromiso activo de los propietarios de la empresa familiar es el que garantiza el buen rendimiento de la misma. Las familias crecen rápido y cada generación debe voluntariamente reafirmar su compromiso con el proyecto empresarial propio. Esta necesidad se manifiesta con el relevo generacional y es por ello importante contar con familiares que vivan íntegros los valores de la familia. Y la mejor forma de inculcar los valores es a través de los elementos que contiene la historia común.   


Durante la evolución de la empresa familiar, la familia, siendo un sistema, y la empresa, siendo otro, pueden tener destinos distintos. De hecho se requiere de un gran esfuerzo para conseguir que los destinos coincidan y en gran parte, este proceso parte define las opciones de continuidad de la empresa familiar.


Según recuerda el profesor John Davis, las familias crecen mucho más rápido que las empresas y con el tiempo, será cada vez más difícil mantener unidos los dos sistemas. Tener un punto de encuentro, un recuerdo del pasado común, siempre ayudará a crear y fortalecer los vínculos con la empresa familiar y el legado común.


La clave para que los destinos coincidan es buscar la narrativa compatible. Para conseguirlo hay que comenzar desde el punto de encuentro, que inicia con el fundador de la empresa familiar. Casi siempre, la historia del fundador-emprendedor está cargada de un fuerte simbolismo que constituye los valores y la cultura de la empresa familiar. Gracias a su gran poder motivador, la historia es capaz de despertar y captar la atención de las próximas generaciones y por ello es elemental para construir el proyecto de futuro.
El libro biográfico es la suma de procesos que definen las buenas prácticas de la familia empresaria. Es el resumen de los elementos narrativos y simbólicos, que despiertan asociaciones positivas entre los miembros de la empresa familiar.


Lo que obtendrán, no es un simple libro monográfico. Es mucho más.
Es un protocolo narrativo que pone palabras al deseo común de continuar un legado, cuyo valor nutre de vitalidad y esperanza a toda la familia empresaria.


Comparte

  • Facebook
  • TwitThis
  • LinkedIn
  • Google
  • MySpace
  • eMail

Anunciate

Archipiélago

T. 0034 660 972 199

Patrocinios

Fundación Heres