Artículos > Noticias | Recomendaciones | Consejos | Agenda

< Regresar

“OUT OF THE BOX”

Prof. Josep Tapies, titular de la Cátedra de la Empresa Familiar IESE Business School

El nuevo curso empieza con muchas incógnitas, las que levantan una gran preocupación acerca del futuro de nuestra economía, del euro y de la Eurozona. Y cuando la preocupación nubla la perspectiva, lo mejor que uno puede hacer es cambiar el punto de vista, ampliar el foco y procurar de ver más allá del día a día.

 


Esto es una de las características intrínsecas de las empresas familiares; mirar a largo plazo, emprender con coraje y ejercer con paciencia. Es un camino natural que se sigue con escucha, para poder adaptarse al ritmo de los cambios y estar en el lugar y momento adecuado, cuando el esfuerzo llegase a ser apremiado.
Encontrar las oportunidades en tiempos de escasez es muy difícil. Por esto, muchas de las empresas están operando bajo los mínimos necesarios para aguantar el temporal que nos ha venido encima. Y para salir del temporal hay que tener fe en uno mismo, en los recursos y las ventajas competitivas que uno tiene en comparación con las empresas de otros países que quieren entrar en el mercado nacional.


El auge de las economías emergentes está generando una cada vez mayor internacionalización de sus empresas familiares. Éstas, están ganando en tamaño, los mercados internos se les hacen cada vez más pequeños y tienen que buscar otros  mercados donde invertir y competir.


Un caso interesante es de las empresas familiares indias. Según la revista The Economic Times of India, en la última década más de 250 empresas familiares indias ha realizado adquisiciones y fusiones con las empresas europeas.  Los motivos para hacerlo oscilan básicamente entre el deseo de acceder a los nuevos mercados y conseguir nuevas tecnologías, pero también, por las afinidades personales de los propietarios en cuyos ojos Europa sigue despertando la excelencia, reputación, experiencia y prestigio.


Las fusiones, joint venture y otro tipo de alianzas que buscan sinergias son sin duda una buena alternativa para paliar los efectos de la escasez de liquidez a la que estamos sometidos (que según parece va para largo). En este tipo de operaciones las empresas familiares tienen una gran ventaja. Es la capacidad de negociar directamente con la propiedad, algo que en las empresas de participación mixta, suele requerir mucha más burocracia.


Otra de las ventajas es la propia cultura familiar de la empresa. Es una forma de hacer y pensar, bastante parecida en todas las altitudes geográficas del mundo. En las empresas familiares el tiempo y el éxito se miden de forma distinta, y básicamente, porque la principal unidad de tiempo es una generación.


Por esto, es mucho más fácil que un empresario familiar indio, interesado en un mercado concreto, se interesase en una empresa con experiencia, contactos y know how, detrás de cual está la garantía de una familia propietaria. Es muy probable que el acuerdo esté hecho con un simple apretón de mano entre dos fundadores o líderes familiares, dejando los detalles a manos de los abogados para ponerlo sobre el papel.


En el mapa de un mundo, tan globalizado como el nuestro, las oportunidades pueden estar en los lugares más remotos e inesperados. Pero, para aprovecharlas hay que estar alerta, despierto y pensar “out of the box”.


Comparte

  • Facebook
  • TwitThis
  • LinkedIn
  • Google
  • MySpace
  • eMail

Anunciate

Archipiélago

T. 0034 660 972 199

Patrocinios

Fundación Heres