Artículos > Noticias | Recomendaciones | Consejos | Agenda

< Regresar

Austeridad como gestión, no como estrategia

Prof. Josep Tapies, titular de la Cátedra de Empresa Familiar IESE

“No podemos seguir cayendo de esta forma indiscriminada, y creo que Europa ya se ha dado cuenta de los efectos de sus políticas de austeridad”, decía hace uno días Salvador Tous, presidente del grupo Tous, empresa familiar cuyas ventas, gracias a la salida al exterior, siguieron creciendo respecto al año anterior.


Detrás de toda empresa familiar hay siempre un sistema de valores particular que configura la esencia de la compañía y que se convierte en un elemento principal de su continuidad. Estos valores suelen estar ligados a las personas emprendedoras que imprimen sus propios valores a la empresa, y se distinguen por su Excelencia, Laboriosidad, Iniciativa, Sencillez y Austeridad, valores cuyas iniciales forman lo que investigadores de la Cátedra de Empresa Familiar en su día denominaron modelo ELISA.

La A de austeridad en este acrónimo no fue puesta al final para dar mayor pronunciabilidad a la abreviatura, sino porque dentro del propio sistema ocupa este lugar por pura lógica de imprimir a la organización la cultura de evitar el gasto superfluo, pero dando por supuesto que se habrán generado beneficios, y que se defiende a toda costa una posición competitiva sostenible.

La austeridad es una cualidad muy respetada, pero siempre y cuando se tiene con que ser austero. Dicho de otro modo, durante las "vacas gordas" es cuando hay que pensar en la austeridad, cuando llegan las "flacas" además de ser austero hay que potenciar otras cualidades como el afán de superación constante, la cultura del esfuerzo, la capacidad de asumir riesgos y la sencillez.

A diferencia con la política de austeridad, que se impone como la doctrina predominante desde algunos poderes, en el caso de las empresas familiares, la austeridad va ligada a la gestión y no a la estrategia.  Para que la empresa cumpla con su función social, el entorno ha de favorecer las iniciativas y el empuje de las empresas que crean oferta para que el consumidor tenga un mayor estímulo a la hora de considerar ejercer su papel, que no olvidemos es fundamental para la economía, porque transforma los costes y esfuerzos en ingresos para la empresa, nóminas para los empleados e impuestos para el Estado.

Las empresas familiares existen desde que existe la iniciativa privada y por algo son estudiadas en las principales escuelas de negocios del mundo. Son empresas muy vitales capaces de adaptarse rápidamente a los cambios, pero si queremos que sigan generando trabajo y riqueza en nuestro país hay que fomentar el consumo y la financiación. Ya habrá tiempo para poner la austeridad como primera prioridad cuando vuelvan las "vacas gordas".  


Comparte

  • Facebook
  • TwitThis
  • LinkedIn
  • Google
  • MySpace
  • eMail
  • Enlaces relacionados
  • Blog

Anunciate

Archipiélago

T. 0034 660 972 199

Patrocinios

Fundación Heres