Artículos > Noticias | Recomendaciones | Consejos | Agenda

< Regresar

Samsung: el cambio constante

Archipíelago

Samsung: el cambio constante

Encontrar en cada generación un líder capaz de adaptar la empresa a los tiempos que corren es un requisito indispensable para conseguir la continuidad.


Desde el pasado la familia Lee ha sido capaz de hacerlo gracias al modelo que aplican para estructurar el gobierno del grupo empresarial. Éste básicamente consiste en una completa relación simbiótica entre la familia y la empresa, donde la familia está involucrada en casi todas las decisiones del día a día. En este caso, la familia supone un valor añadido, ya que aporta talento de gestión y relaciones institucionales a todos los niveles.
La historia de Samsung, una de las mayores empresas de productos electrónicos de consumo masivo del mundo, comenzó en un pequeño local de Seúl, cuando Byung-Chul Lee creó Samsung General Stores para exportar pescado, vegetales y frutas a Manchuria y Beijing.
Corría el año 1938 y tras la recién terminada ocupación japonesa, Corea vivía tiempos de gran crecimiento. En poco más de dos décadas su ingreso per cápita se catapultó desde los 200 dólares a más de 10.000 $, y se ubicó entre los más altos de los países en vías de desarrollo.
La familia fundadora tardó treinta años en transformarse en Samsung Electronics, creada en 1969, que se integró con Samsung Semiconductors en 1988, para convertirse en una parte crucial del más influyente conglomerado de Corea.
Entonces llegó la crisis asiática de 1997 y el balance de Samsung Group sufrió un revés importante alcanzando un coeficiente de endeudamiento de casi 4:1. Los ingresos cayeron rápidamente y, sin financiación externa, los planes de inversión de Samsung dejaron de ser sostenibles.
Pero igual que había pasado en el año 1974 –cuando la compañía vio la oportunidad que ofrecía el mercado de semiconductores–, la crisis de 1997 le brindó a Samsung una nueva visión para optimizar y actualizar su competitividad desde un modelo de negocio basado en producción masiva de imitaciones, hacia el desarrollo independiente de marca basada en tecnología digital.
Este período se caracteriza por una frase que se asocia a Kun Hee Lee: “Excepto la mujer y los hijos, todas las cosas deben cambiar”. En poco tiempo Samsung se desprendió de 10 filiales y, rompiendo con la tradición coreana de largo empleo, acabó despidiendo a más de 30.000 personas. Fue un ejercicio de las características que definían el estilo de liderazgo de Lee Kun Hee, basado en la innovación emprendedora y en una gran habilidad para dirigir mediante previsión y determinación. El sacrificio transformó al grupo en el líder mundial en el sector electrónico, que actualmente da empleo a más de 200.000 personas en todo el mundo.

 


Comparte

  • Facebook
  • TwitThis
  • LinkedIn
  • Google
  • MySpace
  • eMail

Anunciate

Archipiélago

T. 0034 660 972 199

Patrocinios

Fundación Heres