Artículos > Noticias | Recomendaciones | Consejos | Agenda

< Regresar

Un valor propio de la familia empresaria

Boris Matijas, Archipíelago

Un valor propio de la familia empresaria

Un estudio de la Cátedra de la Empresa Familiar del IESE ha detectado un listado de valores que comparten las grandes empresas familiares. Entre ellos está la actitud de servicio.


Quizá se podría decir que entre todos los valores nombrados en el post del prof. Josep Tapies, el valor del servicio es más propio de la empresa, que de los valores que tradicionalmente definen a una familia común. Por ello, el valor del servicio es uno de los valores más propios de las familias empresarias.

El servicio en si implica la interacción y la atención a las personas ajenas al círculo más íntimo del individuo. En una familia estas condiciones se dan por el sentid de pertenencia dictado por los lazos sanguíneo, pero de cara a fuera, el esfuerzo siempre es mayor porque implica la relación con lo desconocido y por lo tanto con los miedos.

Las principales obligaciones de una familia son la socialización y la nutricia de los hijos, mientras por otro lado entre los principales propósitos y objetivos de la empresa es el servicio. Allí radica una de las principales diferencias entre estas dos instituciones humanas. Pero en el caso de las familias empresarias el servicio es el elemento que ayuda la tercera obligación que tiene este tipo de familias, que es; transmitir a los hijos el deseo y el conocimiento para ser buenos empresarios

Visto desde el punto de los avances de la humanidad, la transformación de materias primas y productos intermedios en bienes y servicios para satisfacer nuestras necesidades materiales, es uno de los mayores rasgos del progreso y de la evolución humana. Además, disponemos de conocimientos acumulados a lo largo del tiempo, a los que tenemos acceso a través de la tradición y de la educación formal. Todo esto nos ha llevado a alcanzar grandes niveles de prosperidad y aún más importante, una prosperidad cada vez más compartida y distribuida.

Uno de los valores universales responsable de este avance es sin duda el servicio. Su condición universal ha hecho que son cada vez más familias emprendedoras en distintas partes del mundo que crean grandes empresas al servicio del bienestar general. Basta que ver el ejemplo de China donde la iniciativa de las empresas familiares, sumada al apoyo institucional, ha logrado a sacar de la pobreza más de un medio mil de millones de personas.

Encontrar en el estudio antes mencionado el servicio como uno de los valores más destacados entre las grandes empresas familiares no es ninguna coincidencia, puesto que ayuda a mantener continuamente atentas las generaciones consecutivas, que observando y buscando la oportunidad de servir mantienen competitiva la empresa y unida la familia con la sociedad.


Comparte

  • Facebook
  • TwitThis
  • LinkedIn
  • Google
  • MySpace
  • eMail

Anunciate

Archipiélago

T. 0034 660 972 199

Patrocinios

Fundación Heres