Artículos > Noticias | Recomendaciones | Consejos | Agenda

< Regresar

Siete generaciones de banqueros detrás de un coach financiero

Boris Matijas, Archipíelago

Siete generaciones de banqueros detrás de un coach financiero

Retrato de Alexandre Arnbäck, 7ª generación de LODH y autor de “A Story Your Banker Will Never Tell You”.  Artículo publicado en Family Business Transformation del CLUB EMPRESA FAMILIAR ESADE Alumni. 


El banco Lombard Odier Darier Hentsch (LODH) es uno de los bancos más antiguos del mundo. Desde el año 1796 el banco privado suizo sigue siendo propiedad de las cuatro familias fundadoras y dirigido por los ocho socios nombrados por las mismas.

Es un caso excepcional, sobre todo si tenemos en cuenta las estadísticas que resalta Alexandre Arnbäck (MBA 1999) y que apuntan a que una empresa en promedio sobrevive unos 50-60 años. “La única manera para que las empresas familiares pueden seguir es ¿autorizando? (mejor: facilitando) la innovación dentro de la empresa. Pero la verdad es que es algo muy difícil, porque una vez estamos cómodos en una empresa. con su forma de hacer las cosas y ganando dinero, es muy difícil cambiar las cosas.”

Para este miembro de la séptima generación, la clave está en dejar que la siguiente generación tenga la independencia suficiente para poder crear algo nuevo y asegurar que siempre haya la innovación necesaria para superar el promedio.

“Lo que diferencia a este tipo de bancos es el hecho de que son empresas familiares y sociedades de personas en vez de sociedades anónimas. Esto hace que la participación de los socios y su manera de tratar y ver el negocio sean mucho más intensas. No solamente porque son propietarios, sino porque tienen la responsabilidad de garantizar con su propio dinero.”, afirma Alexandre.

En su opinión una de las  claves está en un estricto proceso de selección al que están sometidos todos los miembros familiares que aspiran a trabajar en el banco. “Siendo familiar no entras automáticamente en el capital de la empresa” resalta y explica que los socios actuales tienen que invitar a entrar a los futuros socios. Esto hace que el proceso de selección sea más duro que en la mayoría de las empresas familiares, “donde la práctica general es que la generación siguiente hereda la empresa”, afirma.

Hasta cumplir los 29 años, Alexandre no creía que iba a trabajar en LODH. “Tú nunca vas a trabajar con nosotros.”, oía a decir las voces de la familia desde que era joven. Hasta que un día, recién terminados sus estudios en ESADE, le invitaron a trabajar con ellos. “No creo que cambiaron de opinión. Es más una manera de estimular y hacer comprender que no es fácil tener un puesto en el banco familiar. Es una competición dura y uno tiene que luchar para conseguirlo. Si a los 20 años me hubieran dicho tienes tu puesto allí asegurado, estaría mucho menos motivado.” confiesa. 

Igual de inesperada que fue su incorporación al banco,  tal fue la salida. Cuando se incorporó tenía una visión romántica inspirada en el “gentleman banker” una figura que construyó la reputación de los bancos privados, gracias a saber establecer y nutrir una relación muy cercana entre los clientes y los dueños. “Es lo que hace que los valores e ideas sean compartidos y facilita el desarrollo de este tipo de bancos”, afirma Alexandre.

Los tiempos han cambiado y la forma de trabajar no satisfacía sus expectativas. “Lo que más me molestaba de mi trabajo anterior era que el banquero no era un asesor, sino un vendedor. Más bien, como un vendedor de coches. El banquero hace dinero vendiendo productos y transacciones, pudiendo aparecer un posible conflicto de intereses. Mi motivación parte de la idea de construir una relación más de coaching”, reitera y añade que su vocación se define como “un coach financiero” que acompaña a  los inversores con consejos para que “tengan una vida financiera más sana”.

El cliente se convierte en el actor y toma el control sobre su vida financiera porque toma las decisiones con conocimiento en vez de comprar productos que no entiende, explica Alexandre quien plasmó esta visión en el libro “Heal your investments; a story your banker will never tell you”, escrito conjuntamente con Trevor Pavitt.

Según explica, su objetivo  con el libro es atrevido: ayudar a la gente cambiar las cosas porque “los que trabajan en bancos y otros proveedores de productos financieros, no quieren cambiarlo por el temor de ganar menos”.  Alex pretende hacer que la gente entienda que pueden tener una vida financiera más sana solamente teniendo conocimiento.

Alexandre se muestra muy agradecido por el aprendizaje y el tiempo que ha pasado trabajando en LODH donde ha tenido “un insight maravilloso sobre cómo funciona el mundo financiero”.

En la conversación, nombra dos motivos que aceleraron su salida del banco familiar. El primero, explica, fue el proceso interno que le llevó replantearse la vida profesional, algo que le hizo tomar la decisión de salir del banco y crear algo propio y “no tener que luchar para cambiar algo por dentro”. Y el segundo motivo fue simplemente una gran pasión por crear y ser emprendedor. 

“Siempre he sido muy independiente y esta libertad y creatividad solamente la he podido tener saliendo de la empresa familiar”. La respuesta de la familia no fue muy animadora. Fue una experiencia difícil para la unidad familiar pero ahora, cinco años después, me apoyan más”.

Alexandre habla de forma directa y sincera, con la claridad que caracteriza las personas con una fuerte integridad personal. Ha crecido en el seno de una de las familias banqueras de mayor prestigio en el mundo y ha vivido el mundo financiero desde dentro. Muchos lo considerarían una situación relativamente cómoda en términos de nivel económico de vida. Sin embargo, él ha tenido el valor de no conformarse con ello y buscar su propio camino.

En este camino también agradece la “experiencia fantástica” que ha tenido en ESADE. “En mi vida profesional he estado en contacto con la gente de Harvard, Princeton, Yale, y otras grandes escuelas pero nunca me ha pasado que me sintiera con un conocimiento inferior a otros. Además, ESADE me ha dado contactos, amigos y una manera de trabajar que ha sido una gran ayuda para mi carrera.”, confiesa. 


Comparte

  • Facebook
  • TwitThis
  • LinkedIn
  • Google
  • MySpace
  • eMail

Anunciate

Archipiélago

T. 0034 660 972 199

Patrocinios

Fundación Heres